Author Archive admin

eduemocion

Resumen III Eduemoción y galería fotos

El III Encuentro Eduemoción, celebrado el 22 de marzo, se ha consolidado como referente en temas de inteligencia emocional y se ha desarrollado con la asistencia de más de 300 personas. Al encuentro han acudido profesionales de centros educativos (educadores, orientadores, psicólogos, profesores, etc.), familias y todo aquel interesado en la educación emocional desde la primera infancia. Esta iniciativa está organizada por los Colegios Zola, centros donde existe un programa de inteligencia emocional desde hace más de 10 años que se desarrolla de manera transversal en todas las etapas y asignaturas.

Las ponencias y casos prácticos expuestos por expertos en Inteligencia Emocional han sido responsabilidad de Jaime Buhigas, arquitecto, dramaturgo, formador de profesores y experto en creatividad; Álvaro Bilbao, neuropsicólogo y psicoterapeuta; Carmen Loureiro, psicóloga clínica y especializada en educación emocional y social; Leticia Garcés, especialista en Neuroeducación, Carmen García de Leaniz, responsable del programa de Pensamiento Emocional de los Colegios Zola, y María Maestre y Verónica Azañedo, de los Colegios San Patricio, que nos han contado una experiencia práctica de su programa de educación emocional.

Previamente a la celebración de la III Edición de Eduemoción, se realizó una encuesta entre las personas interesadas en el encuentro con la pregunta de “¿Cómo definirías en una palabra el Colegio de tus sueños?”. El 48% de los encuestados (entre un total de 402 respuestas) han definido su colegio ideal con alguna palabra relacionada con las emociones o los valores (emocional, afectuoso, respetuoso, etc.). Dentro de este 48%, destaca una gran mayoría de personas que han contestado que el colegio de sus sueños debería ser inclusivo e integrador.

En segundo lugar (11%), los encuestados han optado por palabras relacionadas con la creatividad y la motivación (creativo, inspirador, motivador, sorprendente, etc.). El tercer lugar (3%) es para los Colegios innovadores.

¡Gracias a tod@s por compartir con nosotr@s este evento!

“En Eduemoción conocerás las claves para implantar la inteligencia emocional en tu centro, aula, vida escolar, personal o familiar”

Carmen García de Leaniz es responsable del programa de Pensamiento Emocional de los Colegios Zola, organizadores de Eduemoción. En esta entrevista nos cuentas las claves de esta tercera edición y su visión de la implantación de la Inteligencia Emocional en los centros educativos. 

  • Este mes se celebra el III Encuentro Eduemoción y se centrará en la implantación de la inteligencia emocional en los centros educativos. ¿Por qué habéis elegido este tema? ¿Creéis que hay un vacío? 

Inteligencia EmocionalHemos elegido este tema porque cada vez hay más centros educativos interesados en introducir la inteligencia emocional en sus aulas y, aunque hay mucha literatura sobre dinámicas, actividades y temáticas que se pueden trabajar en las clases. Sin embargo, hay poca información sobre qué pasos debe dar un centro para poner en marcha un programa de educación emocional dentro del proyecto educativo de centro, involucrando a toda la comunidad educativa: equipo directivo, profesorado, alumnado, personal no docente y familias. Queremos compartir con otros centros nuestra experiencia en este apasionante viaje para lograr vivir y educar con inteligencia emocional y en valores.

  • ¿Por qué es necesario la implantación de la inteligencia emocional en los centros educativos? ¿De qué manera es necesaria esta implantación?
Cada vez son más los estudios y las experiencias que demuestran la necesidad y los beneficios de desarrollar la inteligencia emocional en los centros educativos. El Informe Internacional de la Fundación Marcelino Botín (2016) y estudios realizados por C.A.S.E.L. (Collaborative for Academic, Social, and Emotional Learning), han demostrado que los programas de educación emocional aplicados, de forma sistemática y sostenida en el tiempo, en centros educativos:
• Facilitan el aprendizaje y mejora los resultados académicos (11% superiores)
• Mejoran las competencias sociales y la convivencia (23%)
• Mejoran la satisfacción y bienestar de alumnos y profesores
• Reducen los casos de conductas autodestructivas (drogas, alcohol, anorexia…)
EduemociónLa Neurociencia, además, ha comprobado que cuando aprendemos y practicamos técnicas de gestión emocional, como por ejemplo, la “atención plena” (mindfulness):
  • Se reducen los niveles de estrés (de profesorado y alumnado)
  • Se potencia nuestra capacidad para concentrarnos en una tarea, por lo que cometemos menos errores y somos más efectivos
  • Mejora nuestra memoria de trabajo, por lo que somos más ágiles aprendiendo
  • Desarrollamos la capacidad de reflexionar y priorizar, mejorando el control de impulsos, la empatía y la capacidad de tomar decisiones responsables.
  • Los Colegios Zola tienen una larga experiencia en el desarrollo emocional en las aulas. ¿Cómo ha evolucionado el programa en el tiempo? ¿Cuáles son las últimas novedades que habéis implantado? ¿Y los próximos retos por conseguir?
En el Grupo Zola comenzamos a introducir actividades para desarrollar la inteligencia emocional de nuestro alumnado hace 10 años. Sin embargo, hace 5 años, quisimos diseñar e implantar un Programa de Educación Emocional más sistematizado, integrado en nuestro proyecto educativo de centro e involucrando a toda la comunidad educativa.
Para ello, se formó a todo el personal docente y no docente, así como al equipo directivo (2012-13), se contrató a una persona experta en inteligencia emocional para definir y dirigir el proyecto (2013), se nombró un equipo multidisciplinar (orientación, profesorado y directores de etapa) para dinamizar el programa y se marcaron objetivos de implantación (realización de rutinas diarias, emociómetro, mindfulness, resolución de conflictos, y actividades semanales de inteligencia emocional en el aula). Así mismo, se definió un plan de comunicación (interna y externa) y un plan de seguimiento y evaluación del proyecto (trimestral y anual).
Cuando el programa se implantó en el profesorado (y el aula), se formó un grupo de alumnos ayudantes de convivencia y un grupo de familias colaboradoras para buscar la mejora continua, la difusión de las acciones realizadas y la integración de la inteligencia emocional en la cultura del centro.
El Pensamiento Emocional, actualmente, es uno de los pilares diferenciadores y estratégicos del proyecto educativo del Grupo Zola, está integrado en el PEC (Proyecto Educativo del Centro) y el PAT (Plan de Acción Tutorial) y en el Plan de Acogida de nuevos empleados. Estamos en una fase de consolidación del programa, de búsqueda de innovación (a través de las TICs, aprendizaje cooperativo y de proyectos multi-edad) y transversalidad (incorporando la inteligencia emocional en asignaturas como inglés, lengua, biología…). También estamos en una fase de visibilizar y compartir las buenas prácticas Zola con otros centros e instituciones, como la Fundación San Patricio.
  • ¿Por qué debe asistir alguien a Eduemoción? ¿Qué le espera en este Encuentro?

Carmen García de Leaniz en EduemociónTodo docente, orientador, familia o directivo de un centro educativo que quiera llevar la inteligencia emocional a su aula colegio o entorno, no debe faltar el próximo 22 de marzo a la cita en Caixaforum ya que se explicarán aspectos clave y pasos para implantar con éxito un programa de educación emocional en su centro, en su aula, en su vida escolar, personal o familiar. Los ponentes son profesionales de reconocido prestigio en su campo. Álvaro Bilbao, Doctor en Psicología de la salud y experto en Neurociencia, nos explicará cómo afectan las emociones al cerebro del niño y claves para desarrollar y desplegar su máximo potencial. Leticia Garcés, Pedagoga y Experta en Educación Emocional, nos dará claves para gestionar las emociones que surgen ante las malas conductas o dificultades de nuestros hijos/as o alumnos/as. Carmen Loureiro, Master en Psicología Clínica, ofrecerá pautas a los docentes, para generar en el aula emociones que faciliten el aprendizaje; los Colegios San Patricio, contarán una experiencia práctica de su programa de educación emocional; los Colegios Zola explicaremos cómo hemos superado las dificultades encontradas al implantar nuestro programa Pensamiento Emocional. Por último, Jaime Buhigas, ilustrará de forma práctica y lúdica, cómo el teatro es una herramienta vivencial que facilita el desarrollo de la inteligencia emocional. Estamos muy ilusionados por compartir todas estas experiencias y conocimientos que están contribuyendo a mejorar la convivencia escolar, la autoestima del alumnado y el bienestar de toda la comunidad educativa. ¡Os esperamos!

  • Define en una frase o concepto el colegio de tus sueños…  

El colegio de mis sueños es un lugar en el que todas las personas que conforman la comunidad educativa (alumnado, profesorado, familias y personal no docente) se sienten seguras, tranquilas y motivadas para aprender, compartir y crecer juntos, con el compromiso de construir una sociedad más respetuosa, responsable, sostenible y en paz.

autoconocimiento

Atrévete a conocerte

“De todos los conocimientos posibles, el más sabio y útil es conocerse a sí mismo”. William Shakespeare. 

“Conocer bien a los otros es inteligente, conocerse bien a sí mismo, es sabiduría”. Albert Einstein. 

¿Quién eres? ¿Cómo eres? ¿De dónde vienes? ¿Hacia dónde vas? ¿Qué quieres conseguir? ¿Qué es esencial para ti? ¿Qué te hace único e irrepetible?

En el mes de marzo, en los Colegios Zola trabajamos el valor del Autoconocimiento, como parte de nuestro Programa Pensamiento Emocional. El autoconocimiento es una “linterna” que te permite “ver” y estar en contacto con tu interior. Implica darte cuenta en el día a día de:

  • Tus “qués”: qué necesitas, qué deseas, qué valoras.
  • Tus “cómos”: cómo piensas, cómo sientes, cómo hablas, cómo actúas.
  • Tus “porqués”: qué te hace ser como eres, pensar, sentir, actuar, relacionarte como lo haces.
  • Tus “para qués”: qué quieres aportar, qué legado quieres dejar en las personas, en el mundo.

Para desarrollar tu autoconocimiento necesitarás embarcarte en un viaje hacia ti mismo; un viaje valiente y honesto para descubrir, como si de un mapa del tesoro se tratase, dónde tienes las fronteras, las reservas, dónde guardas las riquezas, dónde fluyen los ríos, dónde están los manantiales de la paz o dónde quedarían las minas de guerras pasadas. De qué habrá que vacunarse para visitarte, dónde hacer fotos y dónde guardar la cámara…

autoconocimientoDicho de otro modo, somos pequeños universos por descubrir y para lograr “ser consciente de ti mismo”, necesitarás profundizar en tu autoconocimiento para identificar:

  • Tus necesidades.
  • Tu propósito, tus sueños.
  • Los valores que rigen tu comportamiento.
  • Tus objetivos.
  • Tus fortalezas y áreas de mejora.
  • Tus emociones y cómo las gestionas.
  • Tus pensamientos y cómo influyen en tus emociones y en tus conductas.

Pero el autoconocimiento no es un viaje cómodo; durante este proceso te encontrarás con aspectos de ti mismo, que quizás hubieras preferido que no estuvieran allí. Ponerte delante del espejo del autoconocimiento tiene ese riesgo.

Por eso es importante iniciar el proceso de ser consciente de ti mismo con una actitud neutra y comprensiva, como observadores, desapegados de cualquier juicio de valor, desapegados de ese ideal que nos gustaría representar; y sencillamente mirar con respeto, con objetividad y con cariño, para reconocer y, sobre todo, aceptar lo que encontremos.

La buena noticia es que descubrir cómo somos, lo bueno y lo malo, y aceptarlo, abrazarlo, nos abre la increíble posibilidad de transformarlo. Cuanto mejor conozcas la materia prima, que eres tú mismo, mejor podrás modelarte, gestionar tus emociones y provocar cambios para convertirte en tu mejor versión, para caminar hacia tus objetivos.

La ternura y el sentido del humor son equipaje imprescindible en este viaje, ya que te ayudarán a aceptar los resultados de tus comportamientos pasados, comprendiendo que son simplemente lo mejor que sabías hacer con los recursos que tenías en ese momento.

Elevar tu nivel de conciencia implica asumir una mayor responsabilidad sobre tus pensamientos, sentimientos y comportamientos. A su vez, ese mismo conocimiento te va a permitir liberarte de las cadenas que has ido encontrando por el camino: autoimposiciones, creencias limitantes, juicios ajenos asumidos como realidades, deseos de otros asumidos como propios…

Cuenta Valerio Manfredi, autor de “Alexandros. El hijo del Sueño”, que Alejandro Magno, de regreso de una de sus campañas, visita la ciudad de Delfos y, fascinado, se detuvo ante el santuario de Apolo y contempló las palabras esculpidas en letras de oro que pronunció Sócrates que decían: “Conócete a ti mismo”. Crátero, que lo acompañaba, le preguntó “¿Qué significa esto, en tu opinión?”, Alejandro respondió:

“Es evidente. Conocerse a uno mismo es la tarea más difícil porque pone en juego directamente nuestra racionalidad, pero también nuestros miedos y pasiones. Si uno consigue conocerse a fondo a sí mismo, sabrá comprender a los demás y la realidad que lo rodea”.

El autoconocimiento nos hace libres; y esa libertad nos permite asumir nuevos retos para trasformar y transformarnos.

El conocimiento y la aceptación nos aportan confianza en nosotros mismos, en lo que somos, en cómo somos, en nuestras elecciones, en nuestros actos. Y es ahí donde radica la relación (directamente proporcional) entre el autoconocimiento y la autoestima.

Por lo tanto, conocerte a ti mismo, te va a permitir:

  • Comprenderte y aceptarte.
  • Reconocer tus fortalezas, tus recursos personales y potenciarlos.
  • Reconocer tus áreas de mejora.
  • Ganar confianza en ti mismo al ampliar tu consciencia respecto a tus valores, cualidades y logros.
  • Mejorar la relación contigo mismo. Ganar autoestima.
  • Mejorar la relación con los demás, comprenderles mejor y entender las circunstancia que están viviendo.

¿Quieres embarcarte en este viaje hacia tu autoconocimiento? Te invitamos a reflexionar y descubrir tus fortalezas y áreas de mejora respecto a tus competencias sociales y emocionales. ¿Te animas? Te proponemos que realices la actividad de “Tu imagen pública”, pinchando el siguiente enlace:

Carmen García de Leaniz

Responsable de Pensamiento Emocional

Grupo Zola

Leticia Garcés

“Necesitamos espacios que nos permitan aprender una educación consciente, emocional y respetuosa”

Entrevista a Leticia Garcés

Leticia Garcés, pedagoga especializada en educación infantil, participa en la III Edición de Eduemoción con la ponencia ‘Gestionar tus emociones al educar, punto de partida para familias y educadores’. Esta experta dará pautas a docentes y familias sobre cómo afrontar y manejar nuestras propias emociones a la hora de educar emocionalmente a nuestros/as alumnos e hijos/as.

  • Celebramos el III Encuentro Eduemoción, que se centrará en la implantación de la inteligencia emocional en los centros educativos. ¿Por qué crees que es importante este tema?

Desde que en 1990 Peter Salovey y John Mayer publicaron el primer articulo sobre inteligencia emocional y en 1995 Daniel Goleman escribió su gran libro “Inteligencia emocional”, se han escrito muchos más libros sobre este tema y se han llevado a cabo muchísimas más investigaciones científicas. Podemos decir que el siglo XXI es la era del cerebro y que en el mundo entero se ha despertado un gran interés por conocer cómo podemos potenciar el desarrollo emocional de nuestros niños y niñas desde el ámbito escolar y también familiar. Son muchas las ventajas que obtiene un adolescente cuando desde la cuna se han escuchado sus emociones, se han comprendido sus necesidades afectivas y no se han juzgado sus comportamientos como buenos o malos, sino que se han aprovechado los conflictos para entrenar precisamente esas competencias emocionales como empatía o asertividad de las que carece. Si no se aprenden, no se tienen. Sabemos que la inteligencia emocional mejora el autoconocimiento y por supuesto la autoestima. Mejora el rendimiento escolar y protege de padecer niveles de estrés altos. Favorece un mejor ajuste psicológico, mejora las interacciones sociales y disminuye la ansiedad y la depresión. En definitiva potencia el bienestar y salud emocional de nuestros jóvenes por haber asentado la base desde pequeños. Por estos motivos y otros muchos, este tema es de vital importancia y debemos crear espacios para hablar y reflexionar sobre el. Leticia Garcés

  • ¿Qué diferencia a un niño emocionalmente inteligente de otro que no lo es?

Las investigaciones científicas de las últimas décadas han mostrado la importancia que tiene para el desarrollo sano, físico y mental de los niños y las niñas, no sólo una alimentación adecuada, sino el hecho de que sean criados y educados en un ambiente de aceptación, respeto, afectividad y estimulación. La Neurociencia ha demostrado que la organización y el funcionamiento del cerebro dependen no solo de la genética sino de las interacciones con el entorno familiar y social durante su gestación y los tres primeros años de vida, según Jorge Barudy y Maryorie Dantagnan. Por lo tanto, el contexto social es determinante para el funcionamiento mental, pues la salud mental de los niños, adolescentes y adultos está condicionada por la calidad de las relaciones interpersonales que los contextos humanos les proporcionan desde que crecen en el útero de sus madres. Como vemos, la función y estructura cerebral están directamente modeladas por las experiencias interpersonales, por lo tanto, el bebé necesita un adulto con competencias necesarias para cuidarlo, estimularlo, protegerlo y educarlo. De lo contrario, queda expuesto a la negligencia del medio en un grado mayor que si se da en la edad adulta.  Se pueden originar secuelas neurológicas que le afectarán en el futuro aprendizaje, según Rosa María Fernández García. Respondiendo a la pregunta, qué diferencia a un niño o niña emocionalmente inteligente de otro u otra que no lo es. Podríamos decir que principalmente su cerebro, pues un menor que ha recibido respuestas empáticas desde bebé, la comunicación positiva y asertiva ha predominado en la mayoría de interacciones con el adulto y los buenos tratos y la expresión del cariño no han faltado, tiene mayores probabilidades de saber autorregularse frente a situaciones estresantes y amenazantes que quien ha carecido de todo esto.

  • Además del centro educativo, ¿Qué pueden hacer los padres para favorecer la educación emocional de sus hijos?

Los padres, madres y docentes deberíamos estar familiarizados con términos como educación emocional, competencias socioemocionales, resiliencia, parentalidad y psicología positiva. Aun así, no basta con leer y adquirir conocimientos, hay que reflexionar sobre ellos y ser capaces de interiorizarlos para aplicarlos con éxito en la relación entre padres e hijos. La experiencia nos dice que de poco sirve saber que es importante favorecer el desarrollo emocional de un hijo, si cuando llora no somos capaces de legitimar y validar esa emoción por la dificultad que tenemos de gestionar la frustración o angustia que nos genera. Por lo tanto,es necesario formarse para identificar las emociones propias y las de nuestros hijos, saber responder de forma emocionalmente competente y garantizar con ello la capacidad resiliente de todos los miembros de la familia. Respondiendo a la pregunta sobre qué pueden hacer los padres para favorecer la educación emocional diría que, teniendo en cuenta la  Recomendación Rec (2006)19 del Comité de Ministros a los Estados Miembros sobre políticas de apoyo al ejercicio positivo de la parentalidad, es nuestra responsabilidad capacitarnos como educadores emocionales de nuestros hijos e hijas y para eso es necesario acudir a escuelas de padres y madres, eventos sobre educación o incluso nutrirnos de todos los recursos como conferencias o entrevistas a expertos que podemos encontrar en internet.

  • ¿Por qué crees que un evento como Eduemoción es importante?

La Recomendación citada (Recomendación Rec (2006)19) pretende que se mejoren la calidad y las condiciones de la parentalidad en las sociedades europeas. “La parentalidad ejercida en el interés superior del niño significa que la principal preocupación de los padres debe de ser el bienestar y el desarrollo saludable del niño y que deben educar a sus hijos de forma que puedan desarrollarse lo mejor posible en el hogar, en el colegio, con los amigos y en la comunidad. Los niños lo hacen todo mejor cuando sus padres se muestran cariñosos y comprensivos, pasan tiempo con ellos, conocen su vida y comprenden su conducta, esperan que cumplan las normas, les animan a comunicarse abiertamente y reaccionan a las malas conductas aplicando medidas adecuadas y explicaciones en lugar de castigos severos”. Este texto, extraído de esta recomendación, nos dice qué es lo que los padres y madres deben ejercer con responsabilidad, una parentalidad positiva. Es interesante tener un objetivo, una meta, saber a dónde tenemos que llegar, pero lo difícil es saber cómo llegar, cómo ejercer esa parentalidad positiva cuando hoy en día se vive con tanto estrés, preocupaciones laborales, problemas de salud derivadas del estilo de vida, conflictos escolares y de convivencia familiar, etc. Por lo tanto, aunque saber que como padres tenemos la responsabilidad de ejercer una parentalidad positiva, necesitamos que existan espacios para el debate, la reflexión y el aprendizaje de conocimientos sobre educación que nos permitan aprender sobre cómo llevar a cabo una educación consciente, emocional y respetuosa y desde luego un evento como Eduemocion cubre esta necesidad.

  • ¿Qué es lo que va a conocer un asistente a tu ponencia?

Entendiendo la Parentalidad Positiva como el conjunto de acciones que los padres, madres y/o tutores legales llevan a cabo con respecto al cuidado y educación que favorecen el pleno desarrollo de los niños, niñas y adolescentes, es necesario reflexionar para desechar esas prácticas tan arraigadas a nuestra propia educación que generan más bien lo contrario, miedo condicionado. Por lo tanto, nos conviene entrenar nuestras propias competencias emocionales para que la forma de resolver los conflictos del día a día resulten más beneficiosas para el desarrollo del menor y que los aprendizajes que se generen estén basados en los buenos tratos y no en el miedo abusando del castigo y las amenazas entre otras métodos correctivos habituales que lejos de educar la capacidad resiliente, alejan al menor del adulto, siendo quien debe protegerlo y cuidarlo. En mi conferencia intentare abordar la importancia de aprovechar los conflictos del día a día para mejorar nuestras acciones educativas, analizar la mirada que tenemos hacía el niño y conocer qué nos impide mantener la expresión del amor cuando el menor más lo necesita y el adulto menos puede darlo por su falta de gestión emocional.

Carmen Loureiro

“El reto es unir la satisfacción de las necesidades emocionales con la mejora de la sociedad”

Entrevista Carmen Loureiro

Carmen Loureiro participa en el III Encuentro Eduemoción son su ponencia titulada ‘El docente, el arquitecto de las emociones en el aula’. En esta entrevista nos cuenta que “los niños emocionalmente inteligentes logran integrar muy bien las dimensiones afectiva y cognitiva, lo que les permite responder con mayor flexibilidad y adaptarse mejor a la complejidad y los cambios”. Reconoce que todavía queda mucho por hacer, pero que “la educación emocional y social es la esperanza para conseguir” una mejora de la sociedad.

  • Celebramos el III Encuentro Eduemoción, que está centrado en la implantación de la inteligencia emocional en los centros educativos. ¿Por qué crees que es importante este tema?

Carmen LoureiroCreo que se trata de un tema importante porque, aunque llevamos mucho tiempo hablando de la necesidad de una educación emocional que asegure el desarrollo integral de nuestros hijos y una sana convivencia en las aulas, aún estamos lejos de que eso sea una realidad en todas las escuelas de nuestro país. La educación emocional requiere de una formación continuada del profesorado y de la colaboración de las familias en torno a los mismos objetivos educativos. Pasar de una cultura y una escuela tradicional, centrada en las habilidades académicas, a una escuela en la que los sentimientos ocupen el mismo espacio que los contenidos de las materias y en la que los alumnos tengan un papel activo y aprendan a través de la cooperación con otros, es un proceso muy complejo que requiere de mucha experimentación durante muchos años. Por eso, todo lo que sea compartir experiencias e ideas respecto a cómo aprender juntos de ese proceso, será de gran ayuda para todos.

  • ¿Qué diferencia a un niño emocionalmente inteligente de otro que no lo es?

En primer lugar, la afectividad y conexión emocional positiva que le brindan sus padres y las personas que le cuidan normalmente. Desde esa base, junto con los apoyos convenientes en la escuela, los niños y niñas van desarrollando una serie de capacidades que hemos llamado inteligencia emocional. Lo que les diferencia es principalmente su mayor capacidad para empatizar y mostrar sensibilidad hacia otros (incluso cuando esos otros actúan de forma opuesta a lo que se desea); una apertura y expresión rica de los sentimientos, basándose en ellos para reflexionar sobre sí mismos y los demás de una forma más compleja y profunda; el afrontar los problemas o dificultades con más seguridad, pidiendo apoyo o colaborando; su capacidad de resiliencia y de motivación ante los retos… Se podría resumir que los niños emocionalmente inteligentes logran integrar muy bien ambas dimensiones afectiva y cognitiva, lo que les permite responder con mayor flexibilidad y adaptarse mejor a la complejidad y los cambios. Cuando trabajan con otros, por ejemplo, pueden combinar con facilidad el intentar ser eficaces en la tarea con saber cuidar de los demás.

  • Además del centro educativo, ¿qué pueden hacer los padres para favorecer la educación emocional de sus hijos?

Mucho. Y yo incidiría en tres aspectos fundamentales. En primer lugar, podemos empeñarnos en bajar un poco el ritmo de vida vertiginoso que llevamos y asegurar que en nuestra agenda siempre haya espacio para estar con nuestros hijos, de forma que podamos estar disponibles (psicológicamente hablando). Es la única manera de que sientan que pueden acudir a nosotros cuando lo necesiten y satisfacer así sus necesidades de contacto y de comunicación afectiva. En segundo lugar, podemos intentar escuchar más y mejor, antes de darles instrucciones. Esto es especialmente importante en momentos de angustia o tensión. Escuchar muy bien con la intención de comprender qué puede influirles y cómo, teniendo en cuenta quiénes y cómo son (niños, jóvenes). Al hacerlo, estaremos creando una conexión emocional y eso nos permitirá expresarles empatía, ayudarles a nombrar lo que sienten, a comprender lo que les sucede y/o a modificar la situación si necesitaran de nuestra ayuda. La clave aquí es que los niños se sientan libres para sentir lo que sienten y poder expresarlo, sin sentirse cuestionados o juzgados por ello, llevando su atención hacia lo que causa sus sentimientos negativos y no tanto hacia la expresión en sí. Me refiero a intentar evitar expresiones del tipo: No llores tanto…, eres un exagerado…, no hay motivo para poner así… etc. Porque la primera herramienta con la que un niño cuenta para aprender a regular sus emociones empieza aquí, en la experiencia de sentirse sentido, aliviado y aceptado. Con ello estamos transmitiéndoles que los sentimientos son importantes, que es preciso atenderlos, compartirlos y pensar sobre ellos y, en consecuencia, estamos transmitiéndoles que ellos nos importan, que son valiosos para nosotros.

Y en último lugar, podemos involucrarnos más en sus juegos, divertirnos juntos y dialogar sobre todo aquello que es importante para ellos. Los diálogos diarios son esenciales para mantener una conexión entre ellos, nosotros y el mundo (especialmente, la escuela). Durante esos diálogos, los adultos debemos estar atentos y saber transmitir un interés genuino por lo que hacen y dicen los niños, aportando nuestros puntos de vista a la vez que respetamos sus iniciativas, su ritmo, conocimientos y habilidades para expresarse. Y si en esos diálogos hablamos, además, de lo que han sentido en determinadas circunstancias (especialmente si son sentimientos negativos) y tratamos de re-elaborarlo juntos hablando de ello, dándole un sentido y obteniendo un aprendizaje, entonces los niños van construyendo una confianza y una narrativa que les ayudará a conocerse, a comprenderse y a guiarse en situaciones futuras.

  • ¿Por qué crees que un evento como Eduemoción es importante?

Porque tenemos un gran reto por delante que es unir la satisfacción de las necesidades emocionales de los niños con la mejora de la sociedad y la educación emocional y social es la esperanza para conseguirlo. Necesitamos foros de encuentro y participación donde poder compartir conocimientos y experiencias para ser mejor personas, mejores educadores. Sobre todo, para poder discernir lo que es verdaderamente relevante e intentar llevarlo a la práctica.

  • ¿Qué es lo que va a conocer un asistente a tu ponencia?

Tenemos bastante claro que es necesario estar motivados para aprender, que es preciso saber relajarse en momentos cruciales o que la empatía es una cuestión clave para poder relacionarnos con éxito, por ejemplo. Pero creo que apenas hemos reflexionado suficientemente sobre a qué tipo de sentimientos es preciso prestar más atención. Por ejemplo, ¿qué sentimientos son cruciales para aprender? ¿Qué emociones son las que más nos unen? ¿Qué sentimientos son los que más nos ayudan a trabajar en equipo? Mi objetivo es mostrar que educar emocionalmente no es sólo poner el empeño en que los niños desarrollen ciertas competencias, sino saber generar ciertas condiciones y modos de relacionarse en el aula que permitan ir construyendo los sentimientos que nos ayudarán a estar unidos, transformarnos y mejorar el mundo. Las competencias emocionales y sociales serán entonces el resultado natural de haberlo hecho bien.

Anunciamos la III Edición de Eduemoción

Tras el éxito de las anteriores ediciones, el Encuentro Eduemoción se consolida y celebra su III Edición centrada en la implantación de la Inteligencia Emocional en las Aulas y organizada por los Colegios Zola. Esta cita está dirigida a profesionales del mundo de la educación con el objetivo de compartir experiencias en torno a la introducción del pensamiento emocional en centros escolares. El evento se celebra el próximo viernes 22 de marzo en CaixaForum (Madrid) entre las 9h30 y 14h00, y es gratuito para todos los interesados en el tema (previa inscripción en este link).

Esta es una oportunidad única de conocer  de la mano de expertos de distintos centros de toda España cómo la Inteligencia Emocional en las aulas está cambiando a los alumnos de nuestro país. En esta ocasión nos acompañarán varios ponentes procedentes del mundo universitario y de centros escolares de toda España que nos mostrarán su experiencia en la educación emocional:

  • Jaime Buhigas. Arquitecto, director de escena y de cine de animación y dramaturgo. En el 2010 funda junto con Marina Escalona la Asociación “Aprendemos Todos”, cuya finalidad es la investigación e innovación pedagógica así como la formación permanente del profesorado. Como ponente ha participado en numerosos congresos de educación por toda España: Fundación Botín, Congresos de Aprendemos Todos en Madrid, Málaga, Burgos, Murcia, Universidad de Navarra, etc. En la actualidad, entre otros, dirige el centro de estudios y creatividad “La Jirafa Rosa”, en Madrid, dedicado al desarrollo de la creatividad, las artes y el pensamiento. Autor de dos libros publicados por la editorial “Esfera de los Libros”: “La divina Geometría” (2008), y “Laberintos” (2014).
  • Álvaro Bilbao. Neuropsicólogo y psicoterapeuta. Doctorado en Psicología de la Salud por la Universidad de Deusto después haberse formado como neuropsicólogo en el Hospital Johns Hopkins, el Instituto Kennedy Krieger en Baltimore, y el Royal Hospital for Neurodisability en Londres. Ha colaborado con la Organización Mundial de la Salud, y actualmente trabaja en el Centro Estatal de Referencia de Atención al Daño Cerebral y da clases en distintas universidades sobre la rehabilitación de la memoria. En 2010 recibió el Premio Cáser a la Excelencia en Atención a Personas con Dependencia por su dedicación a la enseñanza acerca de cómo ayudar a las personas con problemas de memoria y sus familias.
  • Carmen Loureiro Rey. Carmen es psicóloga clínica y especializada en educación emocional y social. Máster en Psicología de la Educación (UAM). Miembro del Grupo de Investigación INEXE (Inclusión y Exclusión en Educación, Relaciones interpersonales e identidades, Escuela y Sociedad) de la UAM. Es directora de Verbalia Comunicación y responsable de formación internacional del Programa educativo Imocli Emotional Learning. Profesora en el Especialista en Inteligencia Emocional y CNV de la UCJC. Profesora asociada de la Facultad de Educación y Psicología de la UNAV. Miembro de la IAN Iberoamericana, para la divulgación, investigación y desarrollo de la Teoría del Apego.
  • Leticia Garcés. Pedagoga por la Universidad de Navarra (2009), Postgrado en Educación Emocional y Bienestar en la Universidad de Barcelona (2016), Máster en Inteligencia Emocional (2017) y estudios de Neuroeducación (2018) en la UNED de Madrid . En 2010 fundó la plataforma Padres Formados, a través de la cual gestiona las formaciones que imparte a familias y profesionales en temas relacionados con la educación emocional tanto presencial como online. Desde 2012 organiza eventos formativos como jornadas de prevención para la salud emocional y congresos de educación emocional en Navarra. Vivió y trabajó en centros de menores en Guatemala y coordinó proyectos de cooperación y educación (2002-2007). Colabora con Eduemo Lab, laboratorio de educación emocional de la UNED.
  • Carmen García de Leaniz. Responsable del programa de Pensamiento Emocional de los Colegios Zola, y directora del Postgrado de Experto en Inteligencia Emocional de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR). Cuenta con 20 años de experiencia impartiendo formación en habilidades socio-emocionales, diseñando programas mejora del desempeño y realizando proyectos de gestión del cambio en diferentes sectores

El evento es totalmente gratuito y está organizado por los Colegios Zola con la colaboración de distintas empresas y organizaciones. Está dirigido a directores de centros educativos, docentes, instituciones, orientadores, psicólogos y educadores sociales, personal de centros de atención al menor y medios de comunicación que quieran conocer cómo la Inteligencia Emocional cada día es más importante en nuestras aulas.

Cada vez un mayor número de profesionales del sector educativo son más conscientes de la importancia de que los alumnos desarrollen de manera conjunta su estado cognitivo y emocional.