Blog

resolución de conflictos

Diálogo familiar, consejos para fomentarlo

El verano también puede ser una gran ocasión para afianzar una comunicación respetuosa entre los miembros de la familia. Puesto que en esta época compartimos más tiempo juntos, es normal que surjan más conflictos. Os animamos a ver estos conflictos como oportunidades para afianzar los 5 pasos que hemos aprendido a lo largo del curso para resolver conflictos:

  1. Para y cálmate
  2. Piensa
  3. Habla con respeto expresa qué te ha molestado y qué quieres pedirle al otro para solucionarlo
  4. Escucha y demuestra comprensión (empatía) al otro
  5. Busca soluciones y llega a un acuerdo bueno para las dos partes

Para lograr que vuestros hijos sigan estos pasos, es esencial que vosotros, como padres:

  • Seáis un ejemplo y habléis siempre con respeto y calma a vuestros hijos. Si necesitáis calmaros, esperad 5 minutos antes de hablar.
  • En vez de “sermonear” y “solucionar”, facilitéis el DIÁLOGO entre vuestros hijos. De lo contrario, ¿cómo esperar que aprendan a resolver conflictos por sí mismos? Os recomendamos:
    • Cada vez que uno de tus hijos venga a quejarse de su herman@ y a acusar al otro, pídeles que hablen directamente con tu hermano. “Hij@, en vez de decírmelo a mí, habla con tu herman@, dile con respeto qué ha hecho que te ha molestado y pídele lo que necesitas para solucionarlo. Si quieres te acompaño”.
    • Si empiezan a quejarse el uno respecto al otro delante de ti, puedes decirles: “A mí no me lo contéis, miraros a los ojos y deciros cada uno lo que os ha molestado y lo que queréis pedirle al otro para solucionarlo”
    • Para asegurarte de que han llegado a un acuerdo, puedes preguntarles: ¿a qué acuerdo habéis llegado? ¿Qué vais a hacer diferente la próxima vez?

 

Carmen García de Leaniz

Responsable de Pensamiento Emocional

Colegios Zola

Juegos emocionalmente inteligentes para el verano

El verano puede ser una época estupenda para trabajar la inteligencia emocional con los más pequeños y también aprender nuevos juegos y técnicas. Si queréis pasarlo bien mientras desarrolláis vuestra capacidad para expresar emociones y sentimientos, así como habilidades para gestionarlos, os proponemos los siguientes juegos emocionalmente inteligentes:

 

  • Cartas de emociones: Con estas cartas podéis jugar a adivinar emociones y sentimientos, hacer familias de emociones, buscar las emociones antídoto, pensar en soluciones… Seguro que se os ocurren muchas más…¡creatividad al poder!

 

  • El parchís de las emociones: Con este parchís, los jugadores entrenarán su capacidad para comprender las emociones, hablar de sentimientos y compartir historias. Con este juego también es posible trabajar temas tan importantes como la confianza en los padres y las relaciones con compañeros.

 

Carmen García de Leaniz

Responsable de Pensamiento Emocional

Colegios Zola

pensamiento emocional en verano

Momentos mágicos para disfrutar el verano en familia

 

El verano está lleno de infinidad de momentos en los que, si somos creativos y tomamos la iniciativa, podemos aprovechar la oportunidad para ayudar a nuestros hijos/as a disfrutar del momento presente, a gestionar sus emociones cuando pierdan la calma y resolver los posibles conflictos que surjan de forma asertiva, respetuosa y buscando el bien común, la unidad familiar.

Os proponemos vivir los siguiente “momentos mágicos” de calma y disfrute en familia:

  •  “Comer con los 5 sentidos”: Podéis jugar a tomar el desayuno, la fruta o un helado con los 5 sentidos y descubrir que todo está más rico y se disfruta más si se saborea con cada sentido. Primero proponéis centraros el sentido de la vista, contemplando (sin hablar, con actitud curiosa, como si fuéramos marcianos que están descubriendo…) la superficie del cola-cao, café, fruta, helado… . Después podéis proponer utilizar el sentido del olfato y cerrar los ojos para inspirar el aroma de los alimentos que estáis tomando… También podéis, antes de empezar a comer, utilizar el sentido del tacto, con los ojos cerrados, tocar la superficie del cereal, la fruta o la tostada… y antes de empezar a comer, podéis probar un pequeño trocito de fruta o cereal y saborearlo, centrando la atención en el sentido del gusto dejando que se derrita en la boca… y así ir pasando de un sentido a otro.
  • “Mindfulness en la piscina o el mar”: Después de saltar y jugar en la piscina, podéis ayudaros a relajaros por parejas. Uno se tumba boca arriba en el agua (“haciendo la postura del muerto”) y el otro le sujeta la cabeza y la espalda suavemente mientras comienza a pasearle o mecerle por la piscina (o el mar) llevándole lentamente.
  • “Mandalas de la calma”: Para esos ratos de media tarde de verano, en los que el sol todavía está fuerte y estamos en casa, algunos durmiendo la siesta y otros sin saber qué hacer, podéis poneros en un rincón fresquito, con una limonada, a colorear mandalas.

Aquí os dejamos un link con diferentes mandalas que os ayudarán a fluir y despertar vuestra creatividad.

 

Carmen García de Leaniz

Responsable de Pensamiento Emocional

Colegios Zola

Eduemoción

Vídeo-resumen del I Encuentro Eduemoción

El viernes 5 de mayo de 2017 se celebró el I Encuentro Eduemoción: Inteligencia Emocional en Centros Educativos, una oportunidad única de conocer de la mano de nuestros ponentes cómo la Inteligencia Emocional en las aulas está cambiando a los alumnos de nuestro país. Este congreso ha estado dirigido a directores de Centros Educativos, profesores, Instituciones y medios que quieran conocer cómo la Inteligencia Emocional cada día es más importante en nuestras aulas. El evento lo organiza el Grupo Zola con la colaboración de empresas colaboradoras y celebró su I Edición en la Sala Sigfrido Martín Begué de Madrid CentroCentro del Palacio de Cibeles.

En el siguiente vídeo pueden ver un resumen del congreso:

 

 

Eduemoción

Éxito de la I Edición de Eduemoción

El pasado viernes 5 de mayo se celebró en el Palacio de Cibeles el I Encuentro Eduemoción: Inteligencia Emocional en Centros Educativos. El evento ha contado con la presencia de los expertos en Inteligencia Emocional Rafael BisquerraBegoña IbarrolaCarmen García de Leániz y la periodista y psicóloga Pilar Quijada y ha estado organizado por los Colegios Zola, un grupo educativo que lleva más de 10 años trabajando la inteligencia emocional en sus aulas. El encuentro ha estado dirigido a profesionales del sector educativo interesados en conocer la importancia de la educación emocional en los colegios.

El  experto en Inteligencia Emocional Rafael Bisquerra ha explicado que “se ha observado que las competencias emocionales son, probablemente, de las más difíciles de adquirir. Un alumno normal, durante el trimestre que le corresponde, puede aprender a resolver ecuaciones de segundo grado, distinguir las subordinadas adversativas, conocer los movimientos sociales del siglo XIX, etc. Pero lo que no va a aprender en un trimestre es a regular totalmente sus emociones. Esto requiere una insistencia a lo largo de toda la vida”. Por ello “se necesita formación, tanto de las familias como del profesorado”.

Según Rafael  Bisquerra “adquirir competencias emocionales favorece las relaciones sociales e interpersonales, facilita la resolución positiva de conflictos, favorece la salud física y mental, y además contribuye a mejorar el rendimiento académico”.

Además, la responsable del programa de Inteligencia Emocional en los Colegios Zola, Carmen García de Leániz, ha dado algunas claves para la implantación de la inteligencia emocional en las aulas. En primer lugar asegura que es imprescindible la concienciación del personal del centro educativo: Difícilmente podemos enseñar algo no hemos integrado en nosotros mismos primero“. También ha recomendado que cada centro debe disponer de un programa de educación emocional, que introduzca rutinas y protocolos emocionalmente inteligentes en el día a día escolar porque, según la experta, “desarrollar la inteligencia emocional del alumnado es un proceso de aprendizaje continuo que lleva tiempo”.

Cada vez un mayor número de profesionales del sector educativo son más conscientes de la importancia de que los alumnos desarrollen de manera conjunta su estado cognitivo y emocional.

 

 

Rafael Bisquerra

Entrevista a Rafael Bisquerra

“Una persona competente emocionalmente es capaz de tomar conciencia de las propias emociones para regularlas de forma apropiada; lo cual significa prevención de conflictos o solución positiva de los mismos”

 

  • ¿Qué te movió a investigar sobre la educación emocional?

R: Fue a principios de los años noventa cuando como consecuencia de observar y constatar el analfabetismo emocional que caracteriza la mayoría de las personas, empezando por mí mismo, pensé que desde la educación se tendría que hacer algo para prevenir ansiedad, depresión, estrés, etc.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu papel de divulgador?

R: Lo que me ha permitido aprender. Me considero un aprendiz empedernido. Disfruto aprendiendo cosas nuevas. Sobre todo aprendiendo sobre lo que nos pasa por dentro. Estoy convencido de que la mejor forma de aprender es tenerlo que enseñar a alguien. Esto nos permite establecer contacto con otras personas que también están en la misma órbita y aprender juntos. Todo esto es altamente gratificante. Me gustaría contribuir a que las personas descubran que la vida es un proceso continuo de aprendizaje durante el cual se puede disfrutar aprendiendo.

  • ¿Por qué dirías que es clave la educación emocional en los colegios?

R: La educación es clave en los colegios porque se propone dar respuesta a necesidades que no están suficientemente atendidas en las áreas académicas ordinarias (mate., sociales, lenguaje, naturales, etc.). Estas necesidades tienen que ver con la prevalencia de ansiedad, estrés, depresión, suicidios, consumo de drogas, conflictos, violencia, etc. Mucho de todo esto se puede prevenir mediante el desarrollo de competencias emocionales. Pero más allá de todo esto, la educación emocional es un potente recurso para la construcción del bienestar personal y social.

  • ¿Qué te parece el programa de educación emocional de los Colegios Zola?

R: Me parece un proyecto admirable que se puede considerar un ejemplo y un modelo de lo que se podría, o debería, hacer en todos los centros educativos. Esto es fácil de decir, pero es mucho más difícil de poner en práctica. Por esto: felicito a los Colegios Zola por todo lo que están haciendo en favor de la puesta en práctica de la educación emocional, siendo Eduemoción un referente en su género.

  • ¿Qué opinas de iniciativas como Eduemoción?

R: Me parecen iniciativas encomiables que contribuyen significativamente a la difusión de la educación emocional de forma fundamentada. Esto sirva para que personas que ni siquiera haya oído hablar de educación emocional tengan la oportunidad de conocerla; otros pueden profundizar; por otra parte puede ser un espacio de conocimiento mutuo de personas interesadas en el tema. En resumen: una gran propuesta que debería ser conocida por profesionales de la educación, familias, personas implicadas en la política educativa y por la sociedad en general, como recurso y herramienta para la educación emocional.

  • ¿Cuál es el perfil de una persona competente a nivel emocional?

R: Una persona competente emocionalmente es capaz de tomar conciencia de las propias emociones para regularlas de forma apropiada; lo cual significa prevención de conflictos o solución positiva de los mismos; desarrollo del autoconocimiento, autoestima, autoconfianza, automotivación y autonomía emocional; es capaz de mantener relaciones positivas con otras personas y contribuir a crear climas emocionales positivas favorables a la convivencia, el rendimiento y el bienestar emocional, tanto personal como social.

  • ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R: Mis próximos proyectos se orientan hacia la difusión de la educación emocional en todos los contextos posibles. Esto significa docencia eRafael Bisquerran el Postgrado de Educación emocional y bienestar; formación en cursos y conferencias; difusión a través de libros y artículos; difundir las JEE (Jornadas de Educación Emocional) que se celebran anualmente en la Universidad de Barcelona (UB); participar en congresos y jornadas, tanto nacionales como internacionales, principalmente por los países de Latinoamérica, etc. Con todo esto tengo ocupados como mínimo los próximos 10 años. Si bajamos a detalles de la educación emocional como la regulación de la ira para la prevención de la violencia, desarrollo de las emociones estéticas como potenciadoras del amor y el bienestar, el vocabulario emocional como vía para el autoconocimiento, música y emoción, música y salud, etc., creo que puedo decir que tengo ocupados los próximos 20 años como mínimo.

 

inteligencia emocional en madrid

Informativos de Telemadrid se hace eco de Eduemoción

Durante el mes de mayo un equipo de Informativos de Telemadrid visitó el Colegio Zola Villafranca para conocer su programa de inteligencia emocional. Durante el reportaje, los periodistas pudieron hablar con varias profesoras que trabajan el pensamiento emocional en el aula. También hablaron con Carmen García de Leaniz, coordinadora de Pensamiento Emocional de los Colegios Zola.

 

 

 

La galaxia de las emociones

Por Rafael Bisquerra

Las emociones son la esencia de la vida. Cuando tenemos tiempo libre procuramos realizar actividades que activen en nosotros emociones que nos satisfagan. Sin emociones seríamos como máquinas.

Rafael Bisquerra en EduemociónLas emociones son reacciones del organismo que producen experiencias personales percibidas de forma inmaterial, lo cual dificulta su conocimiento en una cultura caracterizada por la materialización de las experiencias. Por ejemplo, la forma de expresar amor muchas veces es materializándolo con un regalo. Necesitamos ver y tocar las cosas para comprenderlas mejor.

La falta de hábito en analizar las emociones por su inmaterialidad hace que no sepamos mucho de ellas. ¿Dónde están las emociones? En nuestro interior, ¿cuántas emociones hay? Muchas. ¿Cómo se estructuran? De forma compleja.

A esta última pregunta pretende responder un material didáctico en forma de póster titulado Universo de Emociones. 

La intención es visualizar el rico mundo de los fenómenos afectivos que experimentamos. Para ello se propone un mapa de las emociones que facilite la visualización de una realidad inmaterial y compleja. De esta forma se presenta el universo de las emociones, de forma visual, como estrategia para ayudar a su mejor comprensión.

La ubicación de cada familia de emociones en forma de Galaxia supone una metáfora que pretende ser atractiva y motivadora. Conviene señalar que la justificación de toda la propuesta se fundamenta en las investigaciones sobre las emociones.

El proyecto Universo de Emociones incluye el póster y un manual de instrucciones. Ambos se han concebido como un material didáctico con el propósito de ayudar a comprender el mundo de las emociones.

Hemos imaginado centros educativos con el póster como recurso para facilitar la comprensión de las emociones; familias que analizan el universo de emociones para relacionarse mejor; profesionales (psicólogos, pedagogos, psicopedagogos, educadores, etc.) que lo utilizan para ayudar a otras personas a navegar por el complejo universo de emociones; y en definitiva cualquier persona que quiera conocer mejor lo que nos pasa por dentro.

El Universo de Emociones es un trabajo en equipo en el que han participado Eduard Punset y el Grupo Punset, representado en este caso por Magda Vargas; el equipo de diseño  PalauGea, formado por Ana Gea y Víctor Palau, que han hecho posible la visualización del Universo de las Emociones; y el que suscribe, que ha procurado aportar la estructura de las emociones desde la perspectiva de la educación emocional.

Los docentes deben ser referente y generar espacios para desarrollar la inteligencia emocional

Carmen García de Leaniz, responsable del Programa de Pensamiento Emocional de los Colegios Zola, nos cuenta algunas claves de la inteligencia emocional en las aulas y su importancia para mejorar el futuro personal y profesional de nuestr@s alumn@s.
  • ¿Cómo es una persona emocionalmente inteligente?

Una persona emocionalmente inteligente es aquella que, en su día a día, profundiza en su autoconocimiento, cuida su autoestima, presta atención a sus emociones (y las de los demás),  sabe “leerlas”, comprenderlas y aplica estrategias para canalizarlas de forma saludable para ella y para su entorno. Además, es capaz de motivarse, proponerse objetivos e incluir actividades para disfrutar de su día a día, estableciendo relaciones sanas y constructivas con los que le rodean.

Todos tenemos la capacidad de ser personas emocionalmente inteligentes, si bien es cierto que hay personas que desarrollan y aplican más esa inteligencia en su día a día, gracias, entre otros motivos, a los referentes que han tenido en su infancia, la educación que han recibido, sus experiencias vitales y su motivación hacia el desarrollo de estas capacidades socio-emocionales.

  • ¿Cómo aprende un niño a ser emocionalmente inteligente? 

Los niños aprenden esencialmente por imitación, por el ejemplo de sus referentes y a través de la vivencia, de la experiencia y la repetición. Por este motivo es esencial que todo el personal docente y no docente de un colegio sea un ejemplo a seguir y genere espacios y momentos para que los alumnos puedan entrenar, desde la vivencia, las habilidades anteriormente señaladas.

También es importante comunicar, involucrar y formar a las familias para que den continuidad y coherencia a lo que estamos trabajando desde el centro, aceptando que, en ocasiones, no será posible su colaboración, por lo que, en estos casos, nuestro apoyo a esos alumnos, tendría que ser, si cabe incluso mayor.

  • ¿Cómo podemos ayudar a un niño a fomentar su autoestima?

Demostrándole que te importa, escuchándole con interés y empatía, sin juzgar; reconociéndole verbalmente no sólo sus virtudes y sus logros, sino también sus esfuerzos y sus progresos; ayudándole a proponerse pequeñas metas que le motiven, sean concretas y alcanzables; dejándole el espacio para que “elija”, tome decisiones y aprenda de las consecuencias, y aceptando sus errores, cuidando tu actitud ante sus errores, transmitiéndole el mensaje de que “cada error, es una oportunidad para aprender”. También podemos ayudar utilizando un lenguaje constructivo, al darle un feedback de algo que necesita cambiar o mejorar; evitando ponerle  etiquetas que le encasillan y limitan su capacidad para cambiar, y confiando en él y enseñándole que las creencias se convierten en realidad, por lo que, “tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estarás en lo cierto”.

1