Archivos de la etiquetas educación

minfulness para escépticos

Recursos para hacer mindfulness con alumnos escépticos

¿Qué hacer cuando tus alumnos no creen en mindfulness?

Si tienes alumnos escépticos respecto a la importancia y beneficios de practicar mindfulness, te invitamos que proyectes y comentes en clase los siguientes vídeos:

  1. Beneficios de mindfulness: Vídeo animado que explica de forma muy sencilla y visual todos los beneficios de practicar mindfulness.

https://www.youtube.com/watch?v=awB9G2WZ_2w

  1. How stress affects your brain: en este vídeo se explica cómo afecta el estrés (al sueño, la memoria, la capacidad de concentración y aprendizaje) y cómo practicar deporte y mindfulness ayuda a combatir el estrés y sus efectos.

https://www.youtube.com/watch?v=WuyPuH9ojCE&feature=share

  1. How stress affects your body: este vídeo explica en inglés el impacto del estrés en nuestra salud.

https://www.youtube.com/watch?v=v-t1Z5-oPtU

  1. Artículo que recoge evidencias científicas de las consecuencias del estrés y los beneficios de practicar mindfulness.

https://www.terapiaestrategicacanarias.es/mindfulness-algunos-resultados-beneficios

  1. Entrevist a Phil Jackson (entrenador de NBA) sobre mindfulness en el deporte. Phil” Jackson es un exentrenador y exjugador de la National Basketball Association. Como jugador, Phil Jackson consiguió dos campeonatos de la NBA, y como entrenador tiene el récord absoluto con 11 títulos, superando la anterior marca histórica de 9 campeonatos como entrenador de Red Auerbach.

https://www.youtube.com/watch?v=W0xXQxTZYUM

  1. Entrevista a la psicóloga Patricia Ramírez. Esta psicóloga de equipos deportivos, experta en autoestima, nos cuenta los beneficios de practicar mindfulness de una forma muy sencilla y clara. También ofrece claves para practicar esta técnica correctamente.

https://www.youtube.com/watch?v=o6vV0_1sGGs

  1. Kobe Bryant (jugador de NBA baloncesto) explica lo que le aporta practicar midnfulness todos los días (vídeo en inglés)

https://www.youtube.com/watch?v=ucNODrsGdx0&feature=share

  1. Lebron practicando mindfulness durante un “time out”

https://www.youtube.com/watch?v=SCR7OfRuQd4

 

empatía, pensamiento emocional

Educar con empatía y firmeza

Carmen García de Leaniz, responsable de Pensamiento Emocional de los Colegios Zola

Durante los meses de noviembre y diciembre queremos desarrollar la empatía y la solidaridad en nuestros alumnos/as. Nuestro ejemplo como docentes es el punto de partida para desarrollar esta competencia social en el aula.

No siempre es sencillo demostrar empatía cuando educamos, especialmente cuando vemos conductas disruptivas que dañan a otras personas o a nosotros mismos.

Sin embargo, nos puede ser útil recordar que, detrás de una mala conducta, con frecuencia, hay una emoción y una necesidad emocional que necesita ser atendida.

Cuando un alumno/a está teniendo conflictos reiteradamente con sus compañeros (o profesores) y pierde la calma, insultando, pegando o faltando al respeto a los demás, nuestra empatía al hablar con él/ella puede ser una gran aliada para lograr conectar, descubrir la raíz del problema, ayudarle a tomar perspectiva  dándose cuenta de las consecuencias de sus actos, e influir en sus valores, objetivos y conductas.

Es sin duda un reto que conlleva esfuerzo y tiempo (el cual no nos sobra) por nuestra parte. Sin embargo,  la recompensa puede ser muy grande: fortalecer la autoestima de un alumno/a (o varios afectados), mejorar la convivencia en clase, conseguir una mayor concentración y calma en el aula facilitando la impartición de las asignaturas y mejorando el rendimiento académico… por no hablar del impacto en la vida futura de ese alumno/a y las personas que se relacionen con él/ella. ¡Merece la pena intentarlo!

Y, ¿qué pasos puedes dar para educar con empatía cuando hay malas conductas?

  1. Cálmate: En primer lugar, es esencial que pares, te calmes y te des cuenta de cómo te sientes tú y cómo reaccionas, cómo tratas al alumno en cuestión cuando tiene la conducta disruptiva de falta de respeto.
  2. Prepara tu actitud: De ella dependerá tu capacidad de influir o no en el alumno/a.
  • Define tu Motivación: Conecta con una motivación constructiva. Más allá de regañar al alumno o hacerle ver lo que está haciendo mal, pregúntate: ¿Cómo se siente el alumno/a con sus compañeros, en su familia, en clase?; ¿Qué valor necesita aprender?, y ¿Cómo puedes ayudarle tú a lograrlo?
  • Confía: Si tu alumno percibe desconfianza por tu parte, si percibe que no le valoras o no crees en su capacidad de mejora, se cerrará en banda y no se esforzará por cambiar.
  • Conecta: Comienza la conversación transmitiendo tu sincero interés por ayudarle, demuéstrale que te importa y hazle preguntas abiertas con afecto para tratar de descubrir las causas de su conducta, sus sentimientos y necesidades: “¿Qué ha ocurrido?”, “¿Cómo te has sentido?” ¿Cómo has reaccionado? ¿Qué te ha llevado a actuar así? ¿Qué querías lograr? ¿Qué necesitas?”
  • Escucha y observa: Con los 5 sentidos, sin interrumpir, mirándole a los ojos, escucha sus palabras, observa su tono de voz, sus gestos, su mirada, sus movimientos, lo que dice y lo que no dice… Dale su tiempo antes de intervenir. Evita juzgar o interrumpir.
  • Empatiza: Demuéstrale respeto y comprensión hacia su perspectiva y sus emociones, sin trivializar o deslegitimar su sentir: “entiendo que te hayas sentido así ante la situación de…”. Antes de hablarle de su conducta, dedica un tiempo a validar sus sentimientos y demostrar comprensión.
  • Redirige y muestra tu apoyo: Una vez que has demostrado comprensión por sus sentimientos y su punto de vista, será más probable que el alumno/a escuche y se abra a otra perspectiva. Ahora es el momento para reforzar el valor o la virtud que quieres desarrollar (respeto, responsabilidad…). En vez de regañar y “sermonear”:
  • Eleva su nivel de conciencia respecto a las consecuencias de su conducta: “lo que haces te ayuda a conseguir realmente lo que necesitas, te acerca o te aleja? ¿tu crees que estás actuando con “respeto/responsabilidad…”? “¿qué consecuencias tiene para ti y para los demás?”. Si no ve las consecuencias de sus actos, explícaselas con calma para ampliar su perspectiva, describiendo hechos y conductas (evitando etiquetar).
  • Fomenta su responsabilidad:
    1. preguntándole si quiere solucionar la situación. “¿Quieres mantener esta situación o hacer algo para mejorarla? ¿cómo quieres comportarte… con respeto/responsabilidad o seguir haciendo lo mismo? si no quiere, ayúdale a ver lo que supondría no cambiar su actitud, “¿qué crees que puede pasar si se mantiene esta situación?”)
    2. Refuerza el valor que quieres trabajar y ayúdale a identificar qué puede hacer para actuar desde ese valor: “¿Qué puedes hacer tú, que esté en tu mano, para comportarte con “respeto, responsabilidad…” (el valor que quieras reforzar)? ¿Qué conductas puedes cambiar?
  • Pídele su compromiso, un objetivo concreto: “Entonces, ¿a qué te comprometes? ¿Qué vas a hacer a partir de ahora?”
  • Ofrécele tu apoyo para que logre cumplir su compromiso: “¿Qué puedo hacer yo para ayudarte a cumplir tu compromiso? ¿Qué te parece si …?”
  • Llega a un acuerdo sobre las consecuencias en caso de no cumplir su compromiso: “¿Qué pasa si no cumples el acuerdo? ¿Qué consecuencia podríamos aplicar que te parezca justa?”
  • Pídele que recapitule: “Entonces, ¿A qué acuerdo hemos llegado en esta conversación?”
  • Reconócele su esfuerzo por mejorar y demuéstrale tu confianza y tu apoyo: “Valoro mucho tu compromiso y confío en ti, estoy convencid@ de que te vas a esforzar por conseguirlo. Yo estoy aquí para ayudarte. Ánimo”.

Por último, haz seguimiento y gestiona tus expectativas: Los cambios no se consiguen de la noche a la mañana. Llevan tiempo. Valora cada pequeño avance, y si “tropieza de nuevo” (que será probable), persevera y toma perspectiva de su evolución: ¿está reduciendo la frecuencia o la intensidad de su conducta disruptiva? Si es así, felicítate y felicítale! Si no es así, habla y busca otra estrategia.

 

Raquel Villaescusa: “El CV escolar esta saturado de obligaciones, no hay espacio para las emociones”

El próximo jueves 19 de octubre, Raquel Villaescusa, experta en Inteligencia Emocional, ofrece la charla “Enseñando y aprendiendo a vivir” en el Colegio Zola Las Rozas. Esta actividad, que se desarrolla entre las 17h10 y las 18h40, está dirigida a toda la comunidad educativa del centro: familias, docentes y alumnos. El Pensamiento Emocional es uno de los pilares de los Colegios Zola y por ello pone en marcha iniciativas de este tipo, de entrada libre y dirigidas a abordar la inteligencia emocional desde un punto de vista global.

Cuéntanos un poco tu trayectoria en cuanto a Pensamiento Emocional se refiere

Trabajo hace más de 20 años en comunicación audiovisual y marketing. Afortunadamente la vida me ha ido llevando por el camino adecuado. La llegada de mis hijos me ha hecho reconocer, asumir, interiorizar, agradecer, perdonar y así permitir que todo lo que corresponda me suceda. Porque no existe casualidad, sino causalidad. La maternidad de mi primera hija, hace 11 años, me convirtió en doula, acompañante emocional e informativa del proceso de la maternidad, en todas sus etapas. Así fue que descubrí que nuestros hijos son el más preciado tesoro, tanto para nosotros como para nuestra sociedad, y que por tanto cuidar de la familia es nuestra tarea fundamental en esta vida. Y para seguir acompañando, más allá de la crianza temprana, fue que me convertí en coach familiar. Pero lo que más disfruto y para lo que estoy en este mundo es para compartir todo lo que he aprendido con todo el que así lo requiera. Y tengo que deciros mi secreto: la respuesta siempre está en tu interior, yo sólo te acompaño, te sostengo y te aporto las herramientas necesarias para que lo descubras…

El próximo jueves 19 de octubre impartes la charla de inteligencia emocional “Enseñando y aprendiendo a vivir”. ¿Qué vamos a encontrar los que asistamos a ella? ¿Qué podemos esperar?

A través de la toma de conciencia, escucha activa y atención plena, claves fundamentales de la gestión emocional, conoceremos y reflexionaremos sobre la inteligencia emocional, la disciplina positiva, la gestión de conflictos, las personas tóxicas, los niños eternos, la gestión de rabietas, para niños y no tan niños… Todo ello enfocado a la familia, la educación y la crianza, pero también aplicable a nivel personal y en el mundo adulto, por supuesto…

¿Crees que es importante que los Colegios ofrezcan recursos a las familias en cuanto a pensamiento emocional se refiere (como la charla que vas a impartir)? ¿Es habitual que lo hagan los colegios?

Tan importante lo considero porque estoy convencida de que si no desarrollamos desde niños nuestra inteligencia emocional, no podemos ser personas completas. Acompañar y fomentar la capacidad para gestionar y resolver conflictos emocionales es tan importante o más que sobre conflictos racionales… Y para padres y docentes, estar formados en ello compete a su responsabilidad en crianza y educación, cada cual es su faceta.

¿Cómo crees que debe implantarse el pensamiento emocional en los Colegios? ¿Crees que es una asignatura pendiente?

¡Claro que está pendiente! ¡De hecho es la gran olvidada! Vivimos tan deprisa y en una sociedad tan competitiva, sin tiempo para la reflexión, que eso es lo que les transmitimos a nuestros hijos y alumnos! El currículum escolar esta saturado de contenidos y obligaciones, no hay espacio para las emociones. Mi hija, que cursa sexto este año, lleva estudiando valores en lugar de religión unos cuantos años, y la verdad es que la aportación emocional en esa asignatura es bastante válida, pero mi opinión personal es que en el resto de las asignaturas no sucede… Estaría fenomenal que se impartiera como asignatura, pero la clave estaría en que padres y docentes estuvieran convenientemente formados en educación emocional, y desde ese prisma impartirán, criaran y educaran. Es más una cuestión de actitud, pienso yo, de toma de conciencia. Es básico saber desde donde se hacen y dicen las cosas. No consigo entender porqué está sociedad nos educa desde la no expresión de nuestras emociones y sentimientos. Es prioritario para tolerar la frustración y gestionar nuestras emociones saludablemente, tanto para niños como para adultos.

¿Qué nos aporta la formación en pensamiento emocional a los adultos? ¿Y a los niños?

Autoconocimiento, capacidad de reflexión, autoestima, valores… Todo ello es necesario para vivir plenamente, tanto grandes como pequeños. Los niños son personas, igual que los adultos, lo que nos diferencia es la experiencia vital. Aunque es cierto que hay adultos que no consiguen interiorizar y validar su experiencia vital.

Ofrezcamos pues a nuestros hijos y alumnos la oportunidad de conocerse y expresarse plenamente, para que puedan ser adultos completos; en definitiva, personas felices.

La galaxia de las emociones

Por Rafael Bisquerra

Las emociones son la esencia de la vida. Cuando tenemos tiempo libre procuramos realizar actividades que activen en nosotros emociones que nos satisfagan. Sin emociones seríamos como máquinas.

Rafael Bisquerra en EduemociónLas emociones son reacciones del organismo que producen experiencias personales percibidas de forma inmaterial, lo cual dificulta su conocimiento en una cultura caracterizada por la materialización de las experiencias. Por ejemplo, la forma de expresar amor muchas veces es materializándolo con un regalo. Necesitamos ver y tocar las cosas para comprenderlas mejor.

La falta de hábito en analizar las emociones por su inmaterialidad hace que no sepamos mucho de ellas. ¿Dónde están las emociones? En nuestro interior, ¿cuántas emociones hay? Muchas. ¿Cómo se estructuran? De forma compleja.

A esta última pregunta pretende responder un material didáctico en forma de póster titulado Universo de Emociones. 

La intención es visualizar el rico mundo de los fenómenos afectivos que experimentamos. Para ello se propone un mapa de las emociones que facilite la visualización de una realidad inmaterial y compleja. De esta forma se presenta el universo de las emociones, de forma visual, como estrategia para ayudar a su mejor comprensión.

La ubicación de cada familia de emociones en forma de Galaxia supone una metáfora que pretende ser atractiva y motivadora. Conviene señalar que la justificación de toda la propuesta se fundamenta en las investigaciones sobre las emociones.

El proyecto Universo de Emociones incluye el póster y un manual de instrucciones. Ambos se han concebido como un material didáctico con el propósito de ayudar a comprender el mundo de las emociones.

Hemos imaginado centros educativos con el póster como recurso para facilitar la comprensión de las emociones; familias que analizan el universo de emociones para relacionarse mejor; profesionales (psicólogos, pedagogos, psicopedagogos, educadores, etc.) que lo utilizan para ayudar a otras personas a navegar por el complejo universo de emociones; y en definitiva cualquier persona que quiera conocer mejor lo que nos pasa por dentro.

El Universo de Emociones es un trabajo en equipo en el que han participado Eduard Punset y el Grupo Punset, representado en este caso por Magda Vargas; el equipo de diseño  PalauGea, formado por Ana Gea y Víctor Palau, que han hecho posible la visualización del Universo de las Emociones; y el que suscribe, que ha procurado aportar la estructura de las emociones desde la perspectiva de la educación emocional.

1